Un nuevo y moderno centro de pruebas garantiza el desarrollo de futuros productos

 

Probar nuevos productos supone una parte fundamental del proceso de desarrollo. SKOV acaba de abrir un nuevo y gran centro de pruebas. El centro de pruebas garantiza que los futuros productos cumplan con nuestros altos estándares de calidad y las expectativas de los clientes a la hora de salir al mercado. El centro contará con nuevas plataformas para pruebas de aire, así como con un nuevo laboratorio aeroespacial.

 

Un nuevo y moderno centro de pruebas garantiza el desarrollo de futuros productos

SKOV acaba de finalizar la ampliación de 5000 metros cuadrados adicionales de la fábrica de Glyngøre. Es decir, en estos momentos contamos con 16 000 m2 en una misma planta. El proyecto de ampliación incluye la construcción de un nuevo centro de pruebas con nuevas posibilidades de probar los productos que desarrollamos para su uso en futuras producciones avícolas y porcinas. “Con el nuevo centro de pruebas, podemos probar productos de mayor tamaño y realizar pruebas mucho más realistas”, afirma Tommy Berg Nielsen, responsable de comprobar la mecánica de SKOV diariamente. El centro de pruebas incorpora dos plataformas nuevas para pruebas de aire con 25 000 m3/h y 100 000 m3/h de capacidad, respectivamente. La construcción de las plataformas para pruebas de aire se ha realizado con arreglo al estándar ISO 5801 para medir el rendimiento y eficiencia energética de los ventiladores/entradas.

 

“Nuestras instalaciones de pruebas anteriores también incorporaban una plataforma para pruebas de aire pero, dado su tamaño, no era posible comprobar los grandes ventiladores con los que trabajamos a día de hoy”, afirma Tommy Berg.

 

El ventilador de pared BlueFan, sacado al mercado por SKOV, es uno de los dispositivos que requiere de un depósito para pruebas de aire con bastante capacidad. “Probamos el BlueFan en el BESS Lab de la Universidad de Illinois en los Estados Unidos. Probablemente, la instalación de pruebas más reconocida del mundo. Posteriormente, probamos el mismo ventilador en nuestras plataformas para pruebas de aire. Los resultados que obtuvimos se diferenciaban en menos de un 1 % de los obtenidos en el BESS Lab, lo que debe ser un importante indicador de garantía”, continúa Tommy Berg.

 

“Asimismo, hemos invertido en un nuevo equipo de medición del nivel acústico que nos permite conocer el nivel de ruido que generan nuestros ventiladores, lo que constituye un requisito esencial en relación con la compatibilidad medioambiental. El proyecto de expansión también incluye un laboratorio aeroespacial donde tenemos la posibilidad de probar los aspectos aerodinámicos relacionados con la ventilación. «La caja», tal y como denominamos a la sala, incorpora un techo ajustable que nos permite evaluar los movimientos del aire para un techo liso y para un diseño de techo con un ángulo de hasta 15°”, afirma Tommy Berg.

 

Las diferencias de temperatura entre el clima interior y exterior también constituyen un factor importante a la hora de trabajar con ventilación para naves ganaderas. “Con el nuevo laboratorio aeroespacial podemos trabajar con diferencias de temperatura superiores a 40 °C entre la temperatura interior y la exterior.

 

La sala también nos permite construir armazones en su interior y simular el calor que genera un animal utilizando elementos de calefacción integrados en el suelo”, finaliza Tommy Berg. Además, las nuevas instalaciones de pruebas presentan un área destinada a los estudios de estrés y a largo plazo que se realizan sobre los productos, y a la evaluación de materiales en un entorno húmedo. El nuevo centro de pruebas de SKOV es una de los centros de pruebas más modernos del sector.